Cómo migrar Windows a un SSD usando Disk Genius
7 agosto, 2022
Submuestreo de croma: ¿Qué es y por qué es importante?
27 septiembre, 2022

9 errores comunes que ralentizan tu Mac

¿Su Mac va más lento de lo que le gustaría? Es posible que puedas mejorar el rendimiento general de macOS cambiando algunos de tus malos hábitos informáticos.

Aunque macOS no requiere mucho mantenimiento, no es en absoluto perfecto. Algunos de los errores más comunes que ralentizan tu Mac son bastante fáciles de evitar, mientras que otros pueden requerir un mínimo esfuerzo e inversión por tu parte.

Sigue con nosotros mientras exponemos algunos de los mayores errores que ralentizan el Mac.

1. Ejecutar un antivirus en segundo plano

Aunque macOS no es a prueba de malware, no es tan malo como los dispositivos Windows o Android. Y con la función de protección de la integridad del sistema (SIP) de Apple que mantiene bloqueados los componentes principales del sistema operativo, es poco probable que la mayoría de la gente experimente un fallo del sistema debido a una infección de malware.

La función Gatekeeper impide que se ejecuten las aplicaciones no firmadas, lo que requiere una intervención manual para sortearlas. Y si una aplicación quiere hacer cambios potencialmente dañinos en el sistema de archivos, tendrás que introducir tu contraseña de administrador.

Nuestro consejo es que investigues todo lo que ejecutas en tu ordenador y desconfíes de todo lo que te pida autorización de administrador.

Tu aplicación antivirus favorita probablemente se ejecuta en segundo plano para mantenerte protegido en todo momento. Esto puede ralentizar tu Mac, incluso si tiene una unidad de estado sólido rápida. Por lo tanto, decida si su situación justifica el uso de un software antivirus de vez en cuando, todo el tiempo en segundo plano, o nunca.

Hemos reunido algunos de los mejores antivirus gratuitos para macOS que cualquiera puede descargar para asegurarse de que su sistema no se vea comprometido.

2. Usar aplicaciones de seguridad falsas en tu Mac
Esté atento a las falsas aplicaciones de seguridad para Mac, también. MacKeeper solía ser uno de los peores delincuentes. Aunque la aplicación se ha limpiado, todavía hay razones para evitar MacKeeper.

Aplicaciones similares pueden conducir a ataques de ransomware más maliciosos que exigen un pago. Por lo tanto, si detectas señales de advertencia que sugieren que tu Mac está infectado con malware, deberías realizar un rápido escaneo inicial con una aplicación gratuita apodada KnockKnock.

3. No mantener suficiente espacio libre

No mantener un colchón de espacio libre es una de las causas más comunes de la ralentización. Puede provocar largas pausas, congelaciones repentinas y problemas de arranque. Recuerde que su Mac necesita espacio libre para crear archivos de registro, cachés y archivos temporales como parte de su funcionamiento normal.

Puede ser difícil mantener el espacio libre, especialmente si tu Mac no tiene mucho para empezar. Así que, si necesitas más almacenamiento, tienes estas opciones a tu disposición:

Comprar un disco duro externo, un SSD o un almacenamiento conectado a la red. Sustituye el disco de arranque de tu Mac por una unidad más grande. Añade más espacio con tarjetas de memoria.

La primera opción te permite trasladar las copias de seguridad de tu dispositivo y las bibliotecas multimedia a otro lugar, ahorrando potencialmente cientos de gigabytes de espacio. Si estas opciones no son viables, todavía puedes hacer otras cosas para ahorrar espacio, como eliminar los datos duplicados, almacenar archivos y fotos en iCloud, utilizar la sección de gestión de almacenamiento en macOS para identificar a los mayores infractores, vaciar la Papelera, etc.

4. Archivos temporales y cachés fuera de control

A veces, puedes notar que tu Mac gana unos cuantos gigabytes de espacio de almacenamiento después de un reinicio. Esto se debe a los archivos temporales creados por macOS y las aplicaciones de terceros, que se limpian y eliminan de forma rutinaria al arrancar.

La solución más sencilla en este caso es reiniciar el Mac más a menudo. Si eso no es suficiente, puedes borrar manualmente las cachés de macOS para crear más espacio libre que simplemente dejar que la máquina se encargue del proceso por sí misma. Si prefieres no ensuciarte las manos, utiliza una app dedicada como CleanMyMac X para limpiar las cachés y realizar otras tareas para mantener tu Mac en plena forma.

5. Acumular demasiado desorden en el escritorio

¿Sabías que cada icono del escritorio es una pequeña ventana, y que macOS necesita renderizarla por separado? Teniendo en cuenta que este es el vertedero por defecto para las capturas de pantalla, un escritorio desordenado puede poner a prueba tu Mac. Sin embargo, ponerlo en orden te ayudará a reducir la carga de trabajo en segundo plano y a liberar recursos para utilizarlos en otros lugares.

La mejor manera de limpiar el escritorio es moviendo los archivos a otro lugar y cambiando la ruta de guardado por defecto para las capturas de pantalla desde el menú Opciones de la herramienta Captura de pantalla. Y no te olvides de las pilas, una función que organiza automáticamente los archivos del escritorio en grupos tipo carpeta.

Si haces clic en Usar pilas en el menú Vista del Finder, pondrás orden al instante en un escritorio superpoblado. A continuación, haz Control-clic en el escritorio y selecciona Agrupar pilas por para elegir criterios de ordenación como Tipo, Fecha de adición, Fecha de última apertura, etc.

6. Ejecución de demasiados procesos en segundo plano

Su ordenador tiene una cantidad limitada de recursos del sistema a su disposición. Es fácil agotar la memoria RAM disponible y la capacidad de procesamiento con demasiadas tareas en segundo plano. Para ver qué se está ejecutando en cada momento, utiliza la aplicación Monitor de Actividad en Aplicaciones > Utilidades. Esto es especialmente útil cuando no estás seguro de por qué tu Mac se ha ralentizado.

Haz clic en la pestaña CPU o Memoria y ordena por la primera columna para ver qué aplicación consume más recursos. Busca un proceso y elimínalo haciendo clic en el botón X de la barra de herramientas. Puedes probar toda una serie de soluciones si ves que kernel_task consume una tonelada de CPU.

Con demasiada frecuencia, estos procesos se inician cuando tu Mac arranca, así que tu primera parada debería ser Preferencias del Sistema > Usuarios > Elementos de inicio de sesión. Haz clic en una aplicación y pulsa el símbolo menos (- ) para eliminarla de la lista. La aplicación seleccionada ya no se abrirá cuando enciendas el ordenador.

Las extensiones del navegador y las aplicaciones web también pueden agotar tus recursos disponibles. Es una buena idea auditar tus navegadores para ver si hay extensiones que no están haciendo su trabajo. También puedes probar a desactivar las extensiones antes de eliminarlas por completo para ver si son un problema.

Vigilar de cerca el proceso en ejecución tiene otra ventaja: puede ayudarte a identificar a los infractores en serie, en cuyo caso puede que tengas que forzar el abandono de las aplicaciones que se comportan mal.

7. Usar aplicaciones sedientas en lugar de alternativas
La elección de una aplicación puede afectar significativamente al rendimiento general de su Mac. Esto es especialmente visible en su elección de un navegador web. Safari está mejor optimizado que Chrome para macOS, y además te dará más duración de la batería.

Esta regla se aplica a casi todas las aplicaciones nativas de Apple. Pages se ejecuta mucho mejor que Word, Notes es mucho más ligera que Evernote, y aplicaciones como iMovie y GarageBand funcionan sin problemas incluso en máquinas antiguas. Esto también se aplica a las grandes aplicaciones como Final Cut Pro, que ofrece una experiencia mucho más fluida que Premiere Pro de Adobe.

Siempre que sea posible, elige aplicaciones de terceros más ligeras. La mayoría de las aplicaciones escritas exclusivamente para macOS funcionarán mucho mejor que sus homólogas multiplataforma. Por ejemplo, Pixelmator es menos potente que Photoshop, pero también es menos exigente.

8. Omitir las actualizaciones de macOS

Tu Mac descarga las actualizaciones en segundo plano para que, cuando estés listo, puedas pulsar Actualizar ahora y proceder al instante con el proceso de actualización en lugar de esperar a que se descarguen los archivos. La actualización de macOS puede incluso aumentar el espacio libre disponible, ya que los archivos de instalación se borran al final del proceso.

Las principales versiones de macOS que se lanzan anualmente suelen aumentar el rendimiento, pero esto no es una regla de oro. Las actualizaciones que siguen a cada nueva versión importante de macOS siempre merecen la pena, ya que corrigen problemas que pueden causar un mal rendimiento y problemas de seguridad.

9. No esperar a que tu Mac esté optimizado

Hay algunos momentos perfectamente normales para que su máquina funcione lentamente. Para empezar, inmediatamente después de una actualización de macOS, Spotlight puede indexar archivos del sistema que pueden impedir que tu Mac funcione de forma óptima. Verás una notificación en tu escritorio indicando que macOS está optimizando tu Mac.

La indexación de Spotlight también puede ocurrir después de instalar una nueva aplicación o cuando conectas el almacenamiento externo por primera vez. Y, por último, bajo cargas de trabajo pesadas, como la codificación de vídeo o la conversión por lotes de archivos RAW, no esperes que tu Mac funcione a su máxima velocidad. La paciencia es la clave en estos casos.

Evite las ralentizaciones en su Mac con estos consejos
En cualquier caso, evitar los errores descritos en este artículo es la mejor manera de acelerar tu Mac en lugar de borrar todo y realizar una nueva instalación de macOS.

Pero si, después de probar nuestros consejos, tu sistema sigue sin funcionar a una velocidad que te resulte aceptable, es probable que haya un flamante Mac por ahí con tu nombre escrito.