Memory Cleaner by Koshy John: Un limpiador de memoria alternativo para Windows
6 agosto, 2022
9 errores comunes que ralentizan tu Mac
27 septiembre, 2022

Cómo migrar Windows a un SSD usando Disk Genius

La transferencia de Windows a una unidad de estado sólido (SSD) puede acelerar mucho las cosas. Instalar una copia nueva de Windows en su SSD es bastante sencillo, pero transferir una instalación existente a una es más complicado.

La migración del sistema operativo Windows del disco duro a la unidad SSD es un proceso delicado y puede provocar la pérdida de datos si no se tiene mucho cuidado. Por lo tanto, este artículo le guía sobre cómo utilizar DiskGenius para llevar a cabo esta transferencia correctamente.

¿Qué es un SSD?

Una unidad de estado sólido o SSD es un dispositivo de almacenamiento que suele utilizar memoria flash en lugar de piezas móviles para almacenar datos persistentes. Una SSD, como dispositivo de almacenamiento, se describe a menudo como un sucesor de las unidades de disco duro (HDD).

Las SSD realizan las mismas funciones que los discos duros, aunque de forma más eficiente. Por ejemplo, se utilizan en ordenadores personales, smartphones, dispositivos de almacenamiento externo y consolas de videojuegos como la PlayStation 5 y la Xbox Series X.

El último tipo de SSD es la unidad NVMe, que ofrece las velocidades de transferencia de datos más rápidas de cualquier dispositivo de almacenamiento. Sin embargo, esta velocidad viene acompañada de un precio más elevado que el de un disco duro tradicional.

¿Por qué es mejor un SSD que un HDD para su instalación de Windows?

En el debate entre SSD y HDD, las SSD tienen claramente la ventaja. Las SSD son, de media, cuatro veces más rápidas que los discos duros a la hora de leer y escribir datos. Además, instalar el sistema operativo Windows en una unidad SSD puede suponer un tiempo de arranque de 20 segundos. Por el contrario, arrancar desde un disco duro para una instalación idéntica puede llevar hasta un minuto.

Además, las SSD son más pequeñas que los discos duros, con menos peso y sin partes móviles. Por ello, son menos propensos a sufrir daños físicos. En la actualidad, los discos duros pueden alcanzar mayores capacidades de almacenamiento que las unidades SSD, pero esta diferencia se está reduciendo rápidamente. Para el usuario general, esta diferencia ni siquiera es aparente.

Los jugadores, los músicos y los diseñadores gráficos disfrutarán utilizando las SSD por su velocidad, la reducción del ruido y el aumento del rendimiento. Además, los usuarios que viajan mucho se beneficiarán de los tiempos de arranque más rápidos que ofrecen las SSD.

Migre su Windows de HDD a SSD usando Disk Genius

Ahora que sabemos por qué las SSD son buenas, vamos a pasar tu Windows de un HDD a una SSD.

1. Haga una copia de seguridad de sus datos importantes

Migrar su instalación de Windows de un dispositivo de almacenamiento a otro es un proceso complicado y potencialmente peligroso. Puede corromper fácilmente sus datos o, peor aún, borrarlos por completo. Por lo tanto, antes de comenzar el proceso de transferencia, asegúrese de hacer una copia de seguridad de todos sus datos.

El proceso de instalación borrará todos los datos almacenados en la unidad SSD de destino, por lo que también tiene que hacer una copia de seguridad de los datos de ese dispositivo. Puede consultar nuestra guía de copias de seguridad de datos de Windows para saber cómo almacenar sus datos de forma segura.

Además, puedes hacer una copia de seguridad de tus datos en un dispositivo de almacenamiento externo o en la nube. Recomendamos almacenar en la nube para obtener la máxima seguridad de los datos, ya que el dispositivo de almacenamiento externo puede dañarse. Sin embargo, esta opción requiere una conexión a Internet.

2. Descargue y ejecute DiskGenius

DiskGenius es una herramienta de gestión de discos y recuperación de datos que ha sido probada por muchos usuarios. Puede descargar este software gratuito visitando la página de descargas del sitio web de DiskGenius. Haga clic en el botón de descarga para descargar el programa de instalación.

Tras la descarga, vaya a la ubicación de la descarga y abra el instalador. Una vez abierto, seleccione su idioma, lea y acepte el acuerdo de licencia. A continuación, espere a que se complete la instalación. DiskGenius suele crear un acceso directo en el escritorio.

A continuación, abre el escritorio de Windows, busca el acceso directo de DiskGenius y haz doble clic en él para ejecutar el programa.

3. Abra la herramienta de migración del sistema en DiskGenius

Con DiskGenius abierto, seleccione la herramienta de migración del sistema operativo en la barra de herramientas o navegue hasta Herramientas > Migración del sistema. Asegúrese de que ha conectado su SSD a su ordenador. Puede conectarlo como un dispositivo externo o instalarlo en la ranura de la placa base correspondiente.

4. Seleccione el disco de destino

Después de abrir la herramienta de migración del sistema operativo, identifique y seleccione su unidad SSD como disco de destino. Este paso debería ser bastante sencillo si el SSD es el único dispositivo de almacenamiento conectado a su ordenador. Por lo tanto, debería desconectar todos los demás dispositivos de almacenamiento de su PC para evitar confusiones.

Al seleccionar el disco de destino, un mensaje emergente le advertirá de que todos los archivos y particiones del disco de destino se sobrescribirán. Esto no debería ser motivo de preocupación si has hecho una copia de seguridad de tus datos importantes. Selecciona Aceptar para continuar con la migración.

5. Confirmar la configuración de la migración del sistema

La ventana de configuración de la migración del sistema le permite personalizar cómo desea que se realice la migración. Puede establecer el tamaño de la partición arrastrando las flechas entre las particiones del disco de destino.

Además, puede elegir si desea arrancar desde el disco de destino una vez finalizada la migración. Si quieres seguir arrancando desde el disco original, puedes dejar esta opción sin marcar.

Por último, puede evitar que su ordenador entre en reposo mientras se produce la migración.

Una vez confirmada la configuración, haz clic en el botón de inicio situado en la parte inferior derecha del menú.

Aparecerá otro mensaje emergente, advirtiéndole de que sus archivos se sobrescribirán, enfatizando la necesidad de hacer una copia de seguridad de sus datos. Haga clic en el botón Aceptar si desea continuar.

6. Elija el modo de migración

El siguiente paso es elegir uno de los dos modos de migración. La migración en caliente toma instantáneas de su sistema actual sin cerrarlo. Asegúrese de guardar sus datos antes de elegir esta opción. Alternativamente, puede elegir reiniciar a la Edición de Bolsillo de Windows (WinPE).

Te recomendamos que utilices el modo de migración en caliente, ya que te ofrece un mayor control sobre el proceso de transferencia. Puedes detener fácilmente la migración desde este modo. Además, si el disco de destino se desconecta de tu PC, puedes recuperarlo rápidamente en el disco original.

7. Esperar a que se complete

Después de elegir el modo de migración, DiskGenius creará una instantánea de su sistema operativo Windows y comenzará a copiar sus datos en el disco SSD de destino. Todo lo que tiene que hacer mientras esto sucede es esperar.

Puede seguir utilizando su ordenador como siempre. Sin embargo, le recomendamos que no lo haga por dos razones. En primer lugar, puede interferir en el proceso de transferencia y tendrá que volver a empezar. En segundo lugar, cualquier trabajo que hagas en tu ordenador mientras se realiza la migración no se reflejará en la nueva copia de tu SO.

8. Reinicie desde su SSD

Después de completar la migración, su ordenador está listo para arrancar desde su SSD. Dependiendo de la configuración de la migración, el reinicio se producirá automáticamente, y podrá reanudar el trabajo como de costumbre.

No obstante, si el arranque no se produce automáticamente, puede entrar en la BIOS de Windows y elegir arrancar desde su SSD. El sistema operativo Windows en su SSD es idéntico al instalado en el disco original. Por lo tanto, todos sus archivos y configuraciones están intactos.

Como nota final, debería confirmar que puede arrancar correctamente desde el disco de destino antes de formatear el disco duro original.

Cómo aprovechar al máximo su SSD

Por último, ha instalado Windows en su unidad SSD y está listo para utilizarla en todo su potencial. Una de las primeras cosas que notará es la rapidez con la que se cargan los programas. Por lo tanto, puede aprovechar esta ventaja instalando programas de alto rendimiento en su SSD.

No obstante, debe tener cuidado de no llenar indiscriminadamente su SSD con archivos y aplicaciones. El equilibrio perfecto sería almacenar los archivos multimedia y los programas de uso poco frecuente en el disco duro, mientras que los juegos y las aplicaciones favoritas estarían en la unidad SSD.