Cómo arreglar los FPS bajos del juego en Windows
27 diciembre, 2022
¿Es realmente necesario apagar el PC con Linux?
27 diciembre, 2022

10 maneras de hacer que tu MacBook dure lo máximo posible

Los MacBook son caros y mucha gente los compra como inversión para su vida laboral y social. Por término medio, duran más que otros portátiles, pero sólo cuando los cuidas adecuadamente.

Si te has comprado un Mac recientemente y quieres que te dure lo máximo posible, este post es para ti.

Hablaremos de todos los pasos que puedes dar para que tu MacBook tenga una larga vida. Nuestra lista incluye indicaciones sobre el cuidado de la batería, el chasis y el software.

1. Maximiza tu presupuesto de compra
Con el tiempo, el software que ejecutas en tu ordenador (desde su sistema operativo hasta el software de terceros que descargas) tiende a hacerse más grande y a ocupar más espacio en disco. Esto significa que las mismas aplicaciones que hoy ocupan, por ejemplo, 2 GB de espacio de almacenamiento, dentro de un par de años ocuparán entre 2,5 y 3 GB.

Como resultado, el espacio de disco finito de tu portátil se hace cada vez más pequeño para el mismo software, haciéndolo más lento.

Una buena forma de preparar tu MacBook para el futuro es maximizar tu presupuesto y adquirir la versión con más espacio de almacenamiento y RAM. Esto puede ser una decisión dolorosa, ya que la RAM y SSD adicionales en Mac cuestan mucho, pero sigue siendo menos que comprar un Mac nuevo un par de años después.

Es más importante evaluar cuánta RAM necesitarás. Esto se debe a que, mientras que todavía puedes comprar discos duros externos para almacenamiento adicional rápidamente, actualizar la RAM en los nuevos Mac es difícil y caro.

2. Utiliza fundas protectoras
Una vez que tengas tu MacBook contigo, empieza por proteger su chasis. Aquí hay tres áreas principales: el chasis, la pantalla y el teclado:

Para el chasis, consigue fundas a presión y utiliza fundas. En lugar de la funda de neopreno habitual, utiliza fundas resistentes como ésta de NACUWA para garantizar la máxima protección contra daños. Para proteger la pantalla de arañazos, aplica un protector de pantalla: Supershieldz tiene un protector de pantalla estupendo. Por último, para el teclado, hazte con una funda de teclado. Te ayudarán a evitar rozaduras y daños en las teclas.

La protección física es el aspecto más importante para que un MacBook dure más. La lista de cosas que puedes hacer para garantizar la protección física de tu MacBook es larga y no exhaustiva. Cualquier cosa que creas que protegerá al portátil de sufrir daños físicos, hazla.

3. Manipule su MacBook con cuidado

Las fundas a presión y las fundas resistentes no significan que tu MacBook no vaya a sufrir daños. Sigue siendo importante tener cuidado al moverlo, ya que una mala manipulación aumenta su desgaste con el tiempo.

Por ejemplo, abrir bruscamente la tapa puede no dañar el MacBook inmediatamente, pero hacerlo como un hábito puede hacer que sus bisagras se aflojen gradualmente. Del mismo modo, cerrar la tapa demasiado rápido o con fuerza puede provocar que las bisagras se aflojen, lo cual no es una situación en la que quieras que se encuentre tu MacBook; la tapa simplemente no se mantiene erguida, y trabajar con el portátil se vuelve imposible.

Lo importante es manejar el MacBook con cuidado en todo momento. Esto incluye mantenerlo alejado de lugares donde exista la posibilidad de que se dañe o se moje, como dejarlo junto a una bebida o en el borde de una mesa.

4. Usa la batería con prudencia
Las baterías de los MacBook son excelentes y pueden durar fácilmente más de cinco años si las usas correctamente. El truco consiste en mantener el MacBook cargado entre un 30 y un 80%, lo que significa que no debes dejar que la batería se descargue por completo ni mantenerlo enchufado en todo momento, al contrario de lo que se suele pensar.

Esta técnica consume menos batería, mantiene bajo el número de ciclos y, lo que es más importante, mantiene alta la capacidad de carga de la batería. En general, cuanto menor es el número de ciclos, más sana se mantiene la batería.

Además, intenta encontrar formas de mejorar la duración de la batería de tu MacBook, como utilizar Safari en lugar de Google Chrome y optimizar los ajustes de la batería. Mantener la batería en un estado saludable impacta significativamente en la longevidad de tu MacBook.

5. Sustituye la batería cuando se gaste

Otra cosa igualmente importante es saber cuándo sustituir la batería. Incluso si mantienes el número de ciclos bajo, la batería acabará desgastándose, perdiendo capacidad de carga con el tiempo. Sin embargo, esto debería ser mucho más lento en comparación con las baterías que se utilizan a menudo.

Fíjate en el recuento máximo de ciclos que Apple ha diseñado para tu MacBook y sigue comprobando los ciclos de vez en cuando (por ejemplo, cada seis u ocho meses). Una vez que tu MacBook alcance este recuento, sustituye la batería. Así te asegurarás de que tu MacBook dure más, tanto en términos de batería como de vida útil en general.

6. Limpia tu MacBook con regularidad
Una limpieza regular garantiza que tu MacBook no acumule suciedad, que es difícil de eliminar y puede provocar daños (arañazos y manchas permanentes) cuando la quitas.

Aquí tienes algunos pasos a seguir:

Limpia el chasis de tu MacBook con un paño de microfibra y alcohol isopropílico. Limpia los reposamuñecas, la tapa y la base. Del mismo modo, pero sin la solución alcohólica, limpia la pantalla. Limpia el teclado suavemente con toallitas con alcohol ligeramente secas.

Para obtener instrucciones detalladas sobre la limpieza, lee nuestra guía de limpieza del MacBook. El proceso de limpieza se extiende también al hardware interno. Sin embargo, puede resultar difícil limpiar las partes internas por ti mismo; es mejor que lleves tu MacBook a un técnico una vez al año (o antes, dependiendo de la cantidad de polvo a la que suela estar expuesto tu MacBook) para que lo revise internamente.

7. Revise los puertos con frecuencia

Los puertos de su MacBook necesitan un cuidado aparte; si los cuida bien, puede mejorar la longevidad del portátil. Si se llenan demasiado de polvo, a menudo no funcionan correctamente. Para limpiarlos, cepíllalos ligeramente de vez en cuando; puedes utilizar un cepillo de dientes de repuesto para ello. Ten cuidado de no dañar ninguno de los conectores del interior.

En Apple Discussions, algunos usuarios de zonas húmedas se quejaban de que los puertos de sus MacBook se oxidaban. Desenchufa con cuidado los dispositivos y fíjate en el estado del cable que introduces en ellos. En el peor de los casos, un cable oxidado puede dañar permanentemente los puertos de tu MacBook y hacer que dejen de funcionar definitivamente.

Los enchufes de silicona de HDE son buenos para evitar problemas de óxido, polvo y humedad. Puedes conectarlos a los puertos de tu MacBook cuando no estén en uso y evitar que se filtre el polvo. Son fáciles de usar: quítelos cuando tenga que enchufar cables y vuelva a colocarlos cuando el portátil esté en reposo o dentro de su funda/bolsa.

8. Proteja el adaptador de corriente
El adaptador de corriente del MacBook es caro y tan delicado como el propio portátil. Asegúrese de evitar que el adaptador sufra daños. Aunque lo mejor es manipularlo con cuidado, también puedes adquirir una funda protectora como la de iKammo.

Además del adaptador, hay que tener cuidado con el cable. Si se daña o se desgasta, ralentiza la carga, se vuelve peligroso e incluso se rompe, en el peor de los casos. Comprar unos nuevos a Apple sigue costando unos 80 dólares por estos adaptadores MagSafe, así que es mejor usarlos con cuidado.

Puedes proteger estos cables entubándolos con los tubos de Alex Tech.

9. Evita los cargadores de terceros

Otra clave para que tu MacBook dure mucho tiempo es cargarlo con cargadores oficiales. Los cargadores de terceros suelen ser inseguros, y he aquí por qué:

Carecen del hardware de seguridad que Apple instala en sus cargadores. Ralentizan tu MacBook cuando están conectados. Pueden suponer un mayor riesgo de incendio o chispas, ya que no son de tan alta calidad como los adaptadores originales que Apple vende con el MacBook.

Si estropeas el cargador original o lo pierdes, asegúrate de conseguir el que Apple vende oficialmente o intenta encontrar uno usado, pero de nuevo, sólo el original.

10. No toleres ningún problema con el MacBook
Por último, pero no menos importante, la receta secreta para un MacBook duradero es no tolerar ningún problema que surja. Si hay algún problema con su Mac, intente solucionarlo de inmediato.

Si no puedes hacerlo tú mismo, ponte en contacto con el Soporte técnico de Apple de inmediato. Cuanto más tiempo dejes que los problemas persistan en tu MacBook, mayores serán las posibilidades de que se produzcan daños irreversibles (o caros de reparar).

La constancia es la clave de la longevidad de tu MacBook
Si desarrollas los hábitos adecuados y tomas las medidas que hemos enumerado anteriormente, seguro que sacarás el máximo partido a tu MacBook. Todo se reduce a un mantenimiento constante y a estar atento a posibles problemas graves.

Empieza desde el primer día configurando bien tu MacBook. Una de las muchas cosas que debes hacer nada más recibir tu nuevo Mac es asegurarte de que tienes activada la cobertura de servicio y asistencia para acceder a la garantía si las cosas se tuercen.