Cómo activar y encontrar el registro de arranque de Windows
27 junio, 2022
How to Fix the “Network Path Was Not Found” Error on Windows
27 junio, 2022

7 maneras de ayudar a que tu Fitbit dure más tiempo

A diferencia de muchas piezas de tecnología, los rastreadores de fitness, como los Fitbits, y los relojes suelen estar construidos para ser más duraderos ante los elementos. Sin embargo, esto no significa que puedan resistirlo todo, por lo que todavía hay que hacer un esfuerzo consciente para cuidarlos.

Aunque muchos dispositivos Fitbit funcionan de forma óptima en diferentes condiciones hasta dos años, estos son algunos consejos para que tu Fitbit funcione mejor durante más tiempo.

VIDEO DE USO DEL DÍA

1. Cuida la batería de tu Fitbit

Al igual que otros aparatos electrónicos que utilizan baterías de iones de litio, las baterías de Fitbit se degradan de forma natural debido al desgaste. Por esta razón, la batería es a menudo una de las primeras cosas que se rompen, por lo que debe mantenerla sana.

Aunque muchos aparatos electrónicos modernos tienen mecanismos para evitar la sobrecarga, es mejor prevenir que lamentar. En general, no es recomendable que cargues tu Fitbit todas las noches; sólo llénalo cuando su batería esté baja.

Por otro lado, también es necesario evitar dejar tu Fitbit con la batería vacía durante mucho tiempo. Después de dejarlo con una batería agotada durante mucho tiempo, es posible que tu Fitbit no pueda retener la carga cuando intentes volver a utilizarlo. Afortunadamente, Fitbit permite reemplazar la batería (por un cargo adicional).

2. Actualice regularmente el firmware

Aunque los dispositivos de Fitbit vienen con un software preinstalado, deben actualizarse regularmente para que sigan funcionando a la perfección. En algunos casos, las actualizaciones del firmware ayudan a mejorar aspectos como el rendimiento de la batería, la corrección de errores e incluso los problemas de sincronización de Fitbit.

Según el soporte de Fitbit, las actualizaciones se lanzan por fases. Si se publica una actualización, pero no la ves, es mejor que vuelvas a comprobarlo unos días después. Como alternativa, puedes abrir la aplicación de Fitbit y pulsar Hoy > Tu foto de perfil > Imagen del dispositivo. Si hay una actualización disponible, puedes tocar el botón Actualizar para instalarla.

Cuando realices una actualización del firmware, puedes mantener la aplicación de Fitbit abierta en tu teléfono móvil vinculado. Durante una actualización, es esencial mantener tu Fitbit cerca de tu teléfono. Desafortunadamente, esto significa que su Fitbit puede no ser capaz de contar sus pasos con precisión durante este tiempo.

Dependiendo de lo reciente que haya sido tu última actualización, las actualizaciones de software y firmware pueden tardar hasta una hora o más en completarse.

3. Evite los deportes de alto impacto

A pesar de estar hechos para el deporte, los dispositivos Fitbit no están exentos de límites. Por ejemplo, muchos modelos de Fitbit como el Charge 5 y el Luxe tienen paneles OLED en color, que son susceptibles de sufrir arañazos o grietas.

Aunque los arañazos no afecten al funcionamiento de tu Fitbit, sí que afectan a su aspecto estético y a la visibilidad de su pantalla, lo que podría influir en su valor de reventa o en su capacidad de uso. Por otra parte, las grietas pueden afectar a la resistencia al polvo y al agua de tu Fitbit, lo que puede provocar daños más graves.

4. Evite el clima extremo

Aunque pueden soportar más golpes que el reloj medio, los modelos de Fitbit no están probados para todas las situaciones, como el frío glacial o el calor extremo. Puedes correr el riesgo de que sus piezas se sobrecalienten o sufran daños por la exposición a cambios de temperatura extremos.

Según la información de seguridad del producto de Fitbit, es mejor evitar llevar tu Fitbit a lugares con este tipo de condiciones climáticas, como duchas calientes, saunas, baños de hielo y otros. Si realmente no necesitas hacer un seguimiento de algo urgente, puede ser mejor mantener tu Fitbit en un lugar seguro hasta que la temperatura sea más manejable.

5. Cambiar la banda de Fitbit

Tu Fitbit tiene un cuerpo principal y sus bandas accesorias. En algunos casos, no cuidar la banda puede provocar fallos en la misma y daños accidentales en la pantalla del Fitbit. Para evitarlo, opta siempre por las correas oficiales fabricadas por Fitbit. No sólo se ha comprobado su durabilidad, sino también su seguridad.

Sin embargo, es importante recordar que incluso las correas fabricadas por Fitbit hechas de cuero, acero o materiales tejidos no están diseñadas para deportes intensos. De hecho, estos tipos de correas en particular sólo se recomiendan para el uso diario, ya que los materiales podrían no aguantar bien en condiciones de calor, frío o humedad.

Aunque existen correas accesorias de muchos fabricantes de terceros, no todas se ajustan correctamente. Además, las correas fabricadas por terceras marcas pueden contener materiales que podrían afectar a tu piel si tienes alergias u otras sensibilidades.

6. Evite la exposición a los líquidos

Además de ser resistentes a la natación, la mayoría de los modelos de Fitbit están clasificados para llegar hasta 50 metros bajo el agua. A primera vista, puedes suponer que, dado que esta profundidad es mayor que la que se permite a la mayoría de los buceadores recreativos, tu dispositivo está más que preparado para la exposición a líquidos. Sin embargo, no siempre es así.

Las clasificaciones de resistencia al agua cambian con el tiempo debido al desgaste natural, y los dispositivos de Fitbit no pueden probarse en todas las situaciones del mundo real, por lo que es mejor pecar de precavido. Aparte del agua, los modelos de Fitbit no están totalmente probados con otros líquidos que puedes encontrar a diario.

Es esencial tener cuidado con los distintos líquidos a los que expones tu Fitbit, como el champú, el líquido lavavajillas, etc. Si alguna vez sumerges tu Fitbit bajo el agua del mar u otro tipo de líquido corrosivo, debes hacer un lavado rápido con agua dulce antes de secarlo.

Por último, es posible que quieras habilitar el bloqueo de agua en tu Fitbit, si esta función está disponible para tu modelo en particular.

7. Limpie su Fitbit regularmente

Si tiendes a usar mucho tu Fitbit en el exterior, limpiarlo regularmente puede ayudar a que dure más. Al utilizar los dispositivos Fitbit en el exterior, la suciedad y el polvo pueden entrar en las esquinas de la pantalla y la correa.

Para los restos grandes, puedes utilizar un cepillo de dientes de cerdas suaves para limpiarlo. Además, es importante limpiar regularmente el dispositivo con un paño de microfibra y una solución limpiadora. Para limpiar la banda, Fitbit recomienda utilizar sólo agua fresca y limpiadores sin jabón como Cetaphil.

Además, evita usar cualquier cosa de metal para limpiar tu Fitbit porque esto puede dañar la pantalla y aumentar las posibilidades de corrosión.

Disfruta de tu Fitbit más tiempo con un buen cuidado

Aunque los dispositivos Fitbit no duren para siempre, hay muchas cosas que puedes hacer para que duren más. Siguiendo estos consejos, podrá sacar más partido a su Fitbit en futuras aventuras.

Es importante recordar que aunque un Fitbit es un gran rastreador de fitness para muchas personas, puede no ser la mejor opción para todos. Si tu estilo de vida exige una mayor durabilidad, es posible que quieras optar por una marca diferente, como Garmin.