8 problemas comunes de los AirPods de Apple y cómo solucionarlos
28 junio, 2022
Cómo cambiar el tamaño de las fotos de forma masiva en Windows 10
29 junio, 2022

4 cosas que hay que hacer si se rompe la bisagra del portátil

Una de las formas más comunes en que los portátiles se rompen, especialmente a largo plazo, afecta a la misma cosa que los convierte en portátiles: sus bisagras. La verdad es que las bisagras son piezas móviles, y las piezas móviles, nos guste o no, fallan con el tiempo. Ser cuidadoso te lleva lejos, pero en algún momento ocurrirá de todos modos. Y cuando ocurra, hay que saber qué hacer.

VÍDEO DEL DÍA DE teveotecno

¿Qué hay que hacer cuando se rompe la bisagra del portátil? ¿Puedes repararla? ¿Debes utilizarlo así? Te explicamos los pasos a seguir.

Lo primero que debes hacer es dejar de usarlo inmediatamente. Dependiendo del modelo de portátil, la rotura de la bisagra puede ser un inconveniente menor o un problema catastrófico. Con la bisagra, podrías estar comprometiendo otros componentes importantes, como un cable de alimentación/vídeo para la pantalla. Por eso, para estar más seguro, no la toques. Apágalo.

Si el portátil ya está abierto, no intentes cerrarlo a menos que no tengas forma de llevarlo de otra manera, y si está cerrado, no intentes abrirlo. Usar la bisagra puede causar más daño a tu portátil y quizás incluso romper algo que no estaba roto antes.

2. Llévalo a un técnico

El siguiente paso es llevarlo a un técnico. Tiene que evaluar los daños y si las conexiones de la pantalla han sufrido algún daño importante como consecuencia de la rotura de la bisagra.

Puede ser tentador seguir usándolo así, especialmente si todo lo demás funciona. Pero el daño puede empeorar con el tiempo y acabar afectando a la funcionalidad de la pantalla, algo que probablemente no quieras. Por ello, probablemente quieras una segunda opinión al respecto.

Como dijimos en el paso anterior, no intentes abrirlo/cerrarlo sin la ayuda de un técnico a menos que sea absolutamente necesario. El único caso en el que eso estaría bien es si está abierto y cerrarlo es la única manera de poder llevarlo. Si necesitas hacerlo, asegúrate de tener mucho cuidado.

El técnico desmontará tu portátil, evaluará los daños y te informará de la viabilidad de la reparación. La mayoría de las veces, a no ser que haya habido daños en la propia carcasa del ordenador, no debería ser un arreglo excesivamente complicado.

3. Ver si el arreglo es viable (y asequible)

El uso que le des a tu portátil ahora dependerá de lo dañado que esté. Si el portátil está abierto, pero todo está bien excepto la bisagra, probablemente puedas colocarlo en una mesa y darle un lugar permanente o semipermanente, ya que está claro que no podrás cargar con él tan a menudo.

Si tiene una batería extraíble, es mejor quitarla si es posible; colocarla en un lugar permanente significa que probablemente tendrás que enchufarla las 24 horas del día, y eso puede ser muy perjudicial para la vida de la batería del portátil, por no mencionar que también puede sufrir daños físicos. Si la batería se abulta, tendrás otro problema en tus manos.

Si no puedes abrirlo, o si hay otro componente roto (como la pantalla), todavía es posible utilizarlo así, pero tendrás que darle una segunda vida como PC de sobremesa. En la mayoría de los casos, puedes coger un portátil roto y conectarle un monitor, luego un teclado y un ratón, o utilizar un concentrador USB y conectarlos allí. Para ello, hay un montón de estupendas bases USB que te permiten hacer exactamente esto, así que, de nuevo, no está todo perdido.

Hay vida más allá de las bisagras

Puede ser doloroso y complicado que se rompa la bisagra de tu portátil, y puede parecer que no hay nada que puedas hacer para devolverlo al estado que tenía antes. Es probable que lleves un rato mirando las señales, pero no has podido hacer nada.

Sin embargo, la buena noticia es que no todo está perdido. Puedes llevarlo a un técnico para que lo arregle -las bisagras rotas son sorprendentemente comunes- o, si eso no es posible, puedes seguir usándolo si estás dispuesto a sacrificar la portabilidad.

Hay vida más allá de las bisagras, y no todo está perdido si la tuya se rompe.